miércoles, 26 de diciembre de 2012

Experiencias saludables de mujeres mayores en Latinoamérica

Angostura-Chile un espacio protegido para vivir una vejez activa y placentera


Una vez pasada la resaca de mi viaje a Chile, recapacito sobre mis vivencias en ese hermoso país, en la hermosura de los cerros de Valparaíso, la impresionante Casa Museo de Pablo Neruda en Isla Negra o el centro Cultural de Gabriela Mistral en Santiago. Pero, como siempre, me quedo especialmente con la parte humana, con las personas tan entrañables con las que he compartido momentos de gran calidad y sinceridad: Marisa, Pepa, Nirvana, Puchi, Adriana, Rosita...

Todo comenzó el pasado mes de mayo, cuando conocí a Marisa en San Sebastián, en unas jornadas sobre Derechos Sexuales y Reproductivos, en las que ambas fuimos ponentes. Fue una conexión inmediata y, durante los cuatro días que compartimos vivencias y experiencias, me quede fascinada de su historia personal y su compromiso social y feminista.

Cuando me invitó a asistir al Encuentro Feminista de Chile en Valparaiso, el pasado mes de noviembre, no lo dude, sabía que tenía que ir, que era una gran oportunidad para conocer y aprender en esas tierras chilenas que no había tenido ocasión de visitar anteriormente.

Y no estaba equivocada. ¡He aprendido tanto de Marisa!, de su Lucidez mental, su trabajo, su inquietud por saber y aprender y de su solidaridad y reflexión feminista. !Todo un lujo de persona!

También ella me presentó a otra gran mujer, Josefina del Valle, fundadora de un centro de salud alternativo y solidario en el pueblo de Angostura y hace un año otro centro en Santiago. Son centros dedicados a su hijo fallecido, Tomás, y donde se practica un tipo de medicina no medicalizada, que recoge los conocimientos de la medicina tradicional, de la sabiduría china y que, entre otras técnicas, utilizan la acupuntura, los imanes, las abejas, etc. La mayoria de sus usuarias y usuarios son personas sin recursos que hacen pequeñas aportaciones por las terapias que reciben.

Este proyecto se puede sostener gracias al trabajo voluntario de expertas sanitarias que no cobran por ello, como es el caso de Marisa, que es médica cirujana y, una vez jubilada, se especializó en la terapia con imanes y ofrece sus servicios en el centro de Angostura todos los sábados, aprovechando que se traslada los fines de semana a su casita de campo en este tranquilo y bonito pueblo, situado a las faldas de la Cordillera.

Uno de los momentos mas entrañables, lo disfruté cuando tuve la oportunidad de entrevistar a estas dos hermosísimas mujeres mayores en edad y jóvenes de espíritu y de energía.

A continuación, podéis disfrutar con dicha entrevista en el video que he presentado en la Jornada de AMES, el pasado 4 de diciembre en Madrid, sobre "Envejecer Saludable¨.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada